Abril 23, 2020 In Cáncer

Hablemos sobre Cáncer Gástrico.

El cáncer gástrico constituye el quinto tumor maligno más frecuente en la población mundial de ambos sexos con 1.033.701 casos nuevos reportados durante el año 2018. La tasa de incidencia cruda en ambos géneros y en todas las edades, asciende a 13,5 por 100.000 habitantes y la tasa de incidencia ajustada a 11,1 por 100.000 habitantes. [1] Por otra parte, el carcinoma gástrico representa la tercera causa de muerte por tumores malignos con 782.685 defunciones registradas durante el año 2018, cifra que constituye el 8,2 % del total de muertes por enfermedades neoplásicas en todo el mundo. En Chile, durante el periodo 2003 y 2007 la tasa cruda estimada de incidencia de cáncer gástrico en hombres fue de 29,7 por 100.000 habitantes y de 14,3 por 100.000 habitantes en mujeres, en cuanto a la tasa de incidencia ajustada, corresponde a 34,1 por cada 100.000 habitantes y 12,8 por cada 100.000 habitantes, respectivamente. En relación a la mortalidad, el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) reportó 3.250 decesos por cáncer gástrico durante el año 2016 en ambos sexos, ubicando la mortalidad de este cáncer en el primer lugar con un 12.4% del total de muertes por cáncer en ambos sexos, con una tasa de mortalidad cruda de 17,9 por 100.000 habitantes Del punto de vista de las características clinicopatológicas del cáncer gástrico, se ha visto un cambio en las últimas décadas, especialmente en los países occidentales, con una disminución en la incidencia tumores distales y de tipo intestinal, con el correspondiente aumento en la proporción de tumores de tipo difusos (Clasificación de Lauren) o poco cohesivos (OMS), incluída la histología de células en anillo de sello, además, de un importante y significativo aumento del cáncer subcardial o de tercio superior. [5–12] El pronóstico de esta neoplasia está en directa relación con el estadío al momento del diagnóstico, y la sobrevida depende del grado de profundidad y del compromiso ganglionar, existiendo una correlación directa entre ambos, a mayor profundidad, mayor probabilidad de metástasis linfonodales. En nuestro país, aproximadamente el 50% de los pacientes son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad, con metástasis linfonodales, invasión de órganos vecinos o metástasis a distancia. Lo mismo ocurre con los pacientes que logran ser sometidos a tratamiento quirúrgico, con una sobrevida a 5 años que no supera el 50%, siendo la tasa de diagnóstico de cáncer gástrico incipiente menor al 20 %. [10,13] A pesar de una leve disminución de frecuencia , el cáncer gástrico (CG) continúa siendo la primera causa de muerte por cáncer en nuestro país. El 90% de los casos diagnosticados son avanzados, con una sobrevida global de 10% a 5 años2,3.